Enviar receta

Añade aquí los correo electrónicos a los que quieres recomendar esta página (separados por comas)
MIMASA ifigen
Mijo
Trigo sarraceno
Copos de avena
Cuscús
Cuscús integral
Polenta
Bulgur

Cereales, base de la alimentación

La gama de productos de Mimasa ofrece alternativas variadas y saludables al consumo de los cereales habituales en nuestra alimentación.

Los cereales son básicos en una alimentación equilibrada. En nuestra gastronomía, el arroz es el preponderante, pero no debemos olvidar el resto y alternar su consumo con ellos o tomando varios cereales a la vez.

La medicina tradicional de Oriente relaciona cada cereal con un órgano del cuerpo. La teoría de la energía que se transforma sucesiva y permanentemente en los cinco elementos básicos de la naturaleza –madera, fuego, tierra, metal y agua–, y que es base de la medicina oriental, asimila estos elementos a los cinco órganos principales del cuerpo humano: respectivamente, hígado, corazón, estómago-páncreas, pulmón y riñones. La energía da vida a estos órganos y cada uno de ellos es madre del siguiente por el orden descrito, en un ciclo constante inmutable.

A cada uno de estos órganos le corresponde un cereal como fuente primordial de vida: respectivamente, trigo, maíz, mijo, arroz o avena y azuki o leguminosas en general (porque, en Oriente, las leguminosas eran consideradas como variedad del cereal). En consecuencia, el consumo de cereales es garantía de un funcionamiento fluido y ágil de los órganos.

Aporte nutritivo
Los cereales integrales de MIMASA son garantía de los siguientes nutrientes:

Hidratos de carbono (del 60% al 75%).El almidón se transforma en glucosa, la cual es absorbida lentamente por el intestino, por lo que el cuerpo obtiene energía durante largas horas, sin sensación de desmayo. Además, los hidratos de carbono de los cereales integrales se asimilan mejor gracias a la vitamina B que contienen. Ello explica que no engorden, ya que su combustión es casi total.

Proteínas (del 7% al 12%). Las proteínas colaboran a la construcción de los tejidos, siempre que existan los aminoácidos esenciales. Precisamente los cereales los contienen en medida suficiente para el cuerpo humano.

Materias grasas (del 2% al 7%).Los cereales integrales –no los refinados– contienen un buen porcentaje de grasas muy bien equilibradas. Especialmente el germen, que cuenta con un aceite rico en vitamina E y en fosfatos naturales.

Sales minerales y oligoelementos (del 1% al 4%).Cada vez se valora más la importancia nutritiva del calcio, fósforo, magnesio, silicio, manganeso, hierro, cobre, flúor, etc. Los cereales integrales nos los aportan en cantidades proporcionadas al cuerpo humano.

Vitaminas.El germen nos aporta la provitamina A, las diferentes vitaminas del grupo B, y las vitaminas C, D, E, K y PP. Lo importante es obtenerlas a través de alimentos como los cereales, ya que no comportan el riesgo de hipervitaminosis de las vitaminas sintéticas.

Enzimas (o diastasas).Son fermentos solubles que permiten modificar determinados cuerpos para transformarlos en sustancias más asimilables. Actúan como catalizadores y aseguran la vida de las células de los tejidos del cuerpo.

Los productos de Mimasa
La gama de cereales de Mimasa comprende los siguientes productos:

Mijo. Gracias a su alto contenido de ácido silícico conserva la piel, uñas y cabello. Asimismo, nutre el cerebro por su riqueza en magnesio y lecitina.

Trigo sarraceno. Destaca por sus propiedades revitalizadoras del organismo.

Copos de avena. Son granos previamente cocidos al vapor y laminados

Pastas integrales. Una amplia gama elaborada con semolina de trigo integral ecológica y, en su caso, con añadido de espinacas y zanahoria, también ecológicas.

Cuscús. Sémola, típica de países árabes, de fácil preparación y muy agradable, acompañada de verduras hervidas o carne de cordero.

Polenta. Sémola de maíz, refrescante para el organismo y de sabor exquisito.

Bulgur. Trigo precocido y troceado, muy sabroso y nutritivo.