Enviar receta

Añade aquí los correo electrónicos a los que quieres recomendar esta página (separados por comas)
MIMASA ifigen

Cuida tu hígado para mantener el equilibrio energético

En primavera y en otoño, el hígado, nuestro principal órgano de depuración, elimina gran parte de las toxinas guardadas durante el año. Es entonces cuando rebrotan las alergias y los problemas de piel y vías respiratorias.

El hígado pesa aproximadamente 1,5 kg y llega a realizar más de 500 funciones.

Un hígado intoxicado nos provoca cansancio, mal descanso nocturno, trastornos de piel, de vista, de audición y respiratorios, y también alergias. Un hígado sano nos da vitalidad.

En el Tao (la doctrina que se refiere a la esencia primordial o al aspecto fundamental del universo), el término para definir el enfado es "Kan-Shaku", lo que significa "dolor de hígado". Un hígado inflamado (muy Yin) o muy contraído (muy Yang) crea irritabilidad, frustración y rabia.

Para tener el hígado en condiciones debemos evitar comer en exceso, aunque sean alimentos de buena calidad. Las harinas, grasas, fritos, azúcares, lácteos, el exceso de proteína animal y la ingestión excesiva de fármacos o complementos causan un agotamiento hepático.

Cenar tarde impide que el hígado descanse y se regenere de noche. La vida sedentaria, el estrés, la tensión y los conflictos familiares o laborales también afectan la función hepática.

La inclusión de umeboshi de MIMASA y las umebol de MIMASA en nuestra dieta nos ayudan a desinflamar y depurar el hígado.