Enviar receta

Añade aquí los correo electrónicos a los que quieres recomendar esta página (separados por comas)
MIMASA ifigen
Tamari-shoyu
Tamari
Salsa de soja

Salsas de soja, acompañamiento ideal

Mimasa ofrece diferentes tipos de salsa de soja que aportan proteínas de gran calidad y los ocho aminoácidos esenciales.

Durante siglos, los orientales se han alimentado con soja como principal aportación de proteínas. La carne era casi ignorada y, a lo sumo, consumían ciertas cantidades de pescado en las zonas costeras. No obstante, hay que señalar que la soja no suele tomarse directamente, sino elaborada en forma de Tamari o salsa de soja, ya que contiene una purina, la tripsina, que es dañina para el organismo, pero que desaparece durante la fermentación.

Cualidades nutricionales
La soja tiene un 36% de proteínas de gran calidad (más que cualquier otro alimento vegetal o animal), además de los ocho aminoácidos esenciales. Los alimentos a base de soja son bajos en calorías, no contienen colesterol, ni apenas las grasas saturadas tan abundantes en la mayoría de las carnes animales.

Si los granos de soja se toman directamente, sólo una pequeña porción de las proteínas es asimilada. En cambio, a través de la fermentación natural, los granos de soja sufren una total transformación bioquímica, gracias a la cual todas sus complejas moléculas de proteínas, hidratos de carbono y lípidos (aceites y grasas) se convierten en aminoácidos, azúcares simples y ácidos grasos fácilmente asimilables.

La gama de Mimasa
Ante todo, hay que hacer una distinción muy clara entre dos tipos de salsa de soja que, en Occidente, se han presentado con el mismo nombre de Tamari. En Japón, esta denominación se da al producto de fermentación de la soja sola, con sal y agua. El otro tipo de salsa de soja es el Shoyu, obtenido de la fermentación de la soja junto con granos de trigo tostados, agua y sal. Este último es precisamente el que fue introducido en Europa y América, aunque con el nombre erróneo de Tamari.

La realidad es que se trata de productos parecidos aunque no iguales, con características propias y de tradición centenaria en Japón y otros países de Extremo Oriente. Por lo tanto, y para superar esta confusión de denominaciones, Mimasa ofrece:

Tamari-Shoyu. Salsa de soja obtenida por fermentación de soja y trigo, junto con agua y sal.

Tamari. Salsa de soja fermentada con sal y agua.

Salsa de soja. Con las mismas cualidades que el Tamari-Shoyu, su proceso de fermentación se acelera para conseguir un producto más económico manteniendo un elevado nivel de calidad.