Enviar receta

Añade aquí los correo electrónicos a los que quieres recomendar esta página (separados por comas)
MIMASA ifigen

Té bancha, aroma y fragancia únicos

PROPIEDADES NUTRICIONALES

Valores nutricionales (100 g):

  • Energía 0 kcal
  • Proteínas 0 g
  • Grasas 0 g
    • Saturadas 0 g
  • Hidratos de carbono 0,1 g
    • Azúcares 0 g
  • Sodio 0 g
Té bancha, aroma y fragancia únicos
Té bancha

Sin apenas teína y muy rico en minerales y vitaminas, esta clase de té está recomendada desde niños hasta mayores.

El té bancha de MIMASA se elabora con las hojas de la planta de té verde desde hace más de 30 años. La mayor diferencia con otros tés del mercado es que el té bancha de MIMASA está tostado, tres o cuatro veces consecutivas, lo que le da un aroma y fragancia únicos. Al elaborarse con las hojas del té, el té bancha es más aromático que el té kikucha.

Se cree que la cuna del té está en las regiones montañosas del sur de China, hace unos 4.000 años. Era considerado una hierba preciosa y, según la literatura del siglo VIII, llegó a Japón con el Budismo. Hay un viejo refrán que dice que las personas que beben té bancha hecho de las hojas de la planta que se cosecha en el día 88 después del primer día de la primavera, se mantendrá en perfecto estado de salud y vivirá más tiempo. Las hojas de té que comercializa MIMASA son las de mejor calidad, muy ricas en aroma y sabor. Su embalaje mantiene el aroma y la frescura del té. Para mantenerlos una vez abierto el paquete, se recomienda guardarlo bien cerrado y en lugar fresco, incluso en la nevera.

Casi el 50% del té japonés se produce en la prefectura de Shizuoka (en el centro de Japón), mientras que el té bancha de MIMASA proviene del este del país nipón, donde gracias al clima de la zona montañosa en la que se cultiva, se produce un té de una calidad superior. El té de Shizuoka es más amargo y astringente, por lo que hay que tostarlo más para suavizar su aroma y gusto. En los campos de té hay unos ventiladores de 8 metros de alto que soplan aire caliente sobre las hojas de té para evitar que se congelen. Su temperatura no debe descender por debajo de los 3 ºC para no deteriorar su calidad.

Combinación saludable
Las sustancias principales del té bancha son la catequina, aminoácidos, cafeína (alcaloide) y, especialmente, vitaminas. Según un estudio del Profesor Oguni, de la Universidad Shizuoka Prefectural Junior College, 1 gramo de catequina al día disminuye el riesgo de cáncer. En una taza de té hay 0,1 g, por lo que con 10 tazas al día tenemos 1 g.

El té bancha contiene vitaminas C y E. Las vitaminas por sí solas ya tienen un efecto anti-oxidante, pero éste se multiplica cuando las combinamos con la catequina. Esta combinación es especialmente efectiva para evitar la peroxidación lipídica, causa principal del envejecimiento. Sin embargo, este efecto disminuye si mezclamos el té con la proteína de la leche, por lo que se recomienda tomarlo solo. Los polisacáridos del té bancha ayudan a reducir los niveles de azúcar en sangre.

La catequina, protagonista
La catequina bloquea el crecimiento de la bacteria del tifus y la disentería. Rompe las toxinas, es decir, las aísla y las elimina del cuerpo, con lo que también se consigue una piel más sana. También ayuda a desintoxicarnos de la nicotina y favorece la eliminación de radioactividad del cuerpo.

La catequina del té frena el crecimiento de las bacterias y fortalece las membranas de las mucosas. Así, protege la mucosa de las encías y el flúor fortalece los dientes. Además, los flavonoides limpian la boca, evitando el mal aliento, por lo que el té bancha acostumbra a tomarse después de las comidas. También es sabido que los flavonoides mantienen la permeabilidad de los vasos capilares y fortalecen las paredes de los vasos sanguíneos .

El té bancha permanece tres años en la planta antes de ser recogido. Este hecho le confiere interesantes propiedades, frente a otros tés. Así, consigue efectos remineralizantes y alcalinizantes muy importantes. Este té contiene cantidades interesantes de calcio (superior a los lácteos), fósforo y vitamina C, entre otros. Debido a sus propiedades alcalinizantes, el té bancha puede aportar interesantes beneficios para vencer la fatiga. Consumir a menudo té bancha puede resultar muy bueno para efectos digestivos y diuréticos, ayudando a eliminar impurezas del organismo y también a regularizar el tránsito intestinal.

Puede beberse durante el día, frío o caliente, pues no sólo nos hidrataremos con el agua, sino que nos beneficiaremos de sus nutrientes. Basta hervir unos minutos el té bancha de MIMASA con agua (al ser más yin y por ello más aromático y agradable al sabor, debe hervir menos tiempo que el té kukicha de MIMASA) o preparar una infusión. En el agua puede añadirse una ramita de canela y un trozo de piel de limón. Se acostumbra a tomar después de las comidas porque refresca la boca.