Enviar receta

Añade aquí los correo electrónicos a los que quieres recomendar esta página (separados por comas)
MIMASA ifigen

Udon, fuente de energía

PROPIEDADES NUTRICIONALES

Valores nutricionales (100 g):

  • Energía 344 kcal
  • Proteínas 13,5 g
  • Grasas 2,1 g
    • Saturadas 0,4 g
  • Hidratos de carbono 70,2 g
    • Azúcares 1,1 g
  • Sodio 0,75 g
Udon, fuente de energía
Udon

El udon de MIMASA es un tipo de spaghetti de trigo, fabricado de forma artesanal y con materia prima seleccionada.

El udon tiene una larga historia. El trigo, su principal ingrediente, llegó a Japón entre el final del siglo IV y el comienzo del siglo V. El udon original, que se convirtió en los spaghetti udon de hoy, era originariamente el wanton chino, que se preparaba amasando harina de trigo con agua para hacer un tallarín delgado cuadrado en el que se envolvían verduras y carnes, y luego se hervía en caldo. En aquellos tiempos, el wanton chino se llamaba konton y se preparaba en fechas señaladas, como las fiestas de Año Nuevo de la Corte Imperial en el siglo VIII.

A finales del siglo XV, se creó el udon que conocemos hoy, amasando harina de trigo con agua y presionando con un rodillo para hacer una capa delgada que se cortaba en tiras estrechas. Más tarde, se elaboraron otros tipos de spaghetti como kishimen, somen, hiyashimen y kochomen. En aquellos días, la gente utilizaba la palabra "atsumugi" para nombrar el udon hervido y caliente e "hiyamugi" para el udon hervido frío. Hoy en día se utiliza mucho el término "hiyamugi" en Japón debido a la popularidad de comer udon al estilo frío. En el siglo XIX, el udon era considerado un manjar para la nobleza.

El principal componente del udon son los hidratos de carbono. Los carbohidratos se transforman en glucosa y glucógeno en el cuerpo. El glucógeno es una fuente de energía física y mental. En comparación con otros alimentos, el udon se digiere muy rápidamente y se convierte rápidamente en una fuente de energía para nuestro cuerpo y mente, por lo que se recomienda consumirlo en épocas en que sea necesario concentrarse y hacer esfuerzo mental.

Un proceso muy cuidado
Para la elaboración del udon de MIMASA sólo se utilizan ingredientes naturales, sin conservantes ni ingredientes químicos. La fábrica está en la prefectura de Shiga y es la única que queda de las 85 que había antiguamente. El motivo es que mantiene el proceso tradicional de fabricación sin dejar de investigar para garantizar la mejor calidad posible.

El secreto de una buena calidad del udon es amasar lentamente la harina con el agua y la sal. Normalmente, la producción industrial de la pasta utiliza máquinas que mezclan a gran velocidad los ingredientes. Al reducir el tiempo de amasado, el almidón de la harina de trigo degenera y crea una textura rugosa en la masa de la pasta. Los ingredientes del udon de MIMASA se mezclan durante 20 minutos en verano y 40 minutos en invierno. Así, el gluten se forma a la temperatura de fermentación natural. El resultado son unos spaghetti más fuertes y más firmes.

El secado también es primordial para que cada spaghetti contenga la misma humedad en el interior que en el exterior. Los udon de MIMASA se secan en la parte interior y por ambos lados de manera uniforme con aire natural. Alrededor del 48% del contenido del agua se seca para reducirlo a un 25%. A continuación, los spaghetti se dejan reposar durante ocho horas y se secan de nuevo durante un tiempo total de tres días. La mayoría de los spaghetti producidos comercialmente no siguen este proceso y se secan rápidamente con máquinas. Esto provoca que al hervirlos, aunque se cuezan poco tiempo, se vuelvan blandos y sin ninguna firmeza.

Para consumir el udon de MIMASA, sólo es necesario hervir entre 10 y 15 minutos con abundante agua. Los japoneses suelen comerlos en un bol con el agua de hervir, cebolleta cruda cortada pequeña y aliñados con tamari-shoyu, como el ecológico que ofrece MIMASA.